Disciplina en casa

Cuando pienso en la palabra “Disciplina” me vienen a la mente inevitablemente reglazos en los salones de clase y niños en las piernas de sus madres recibiendo una nalgada. Parece que la definición que tenemos tiene una connotación bastante negativa ¿será por eso que los padres actualmente les cuesta tanto trabajo disciplinar a sus hijos?

En realidad no sé de donde venga la pésima fama de la Disciplina pero te puedo decir que la palabra no tiene nada que ver con el párrafo anterior. Disciplina en realidad significa “ser experto en algo” Cuando alguien te “disciplina” en realidad te está enseñando.

Este simple cambio de conceptos a mi me hizo toda la diferencia ¿por qué? Porque ahora cuando pienso en aplicar la “disciplina” en mi casa con mi hija estoy pensando en enseñarle no en castigarla, reprenderla o que sienta el peso de la autoridad.

¿Enseñar qué? seguramente igual que yo te estás haciendo esta pregunta, pero es muy fácil de responder. Cuando nacemos venimos casi en blanco (salvo por esas herencias genéticas que a veces hacen de la suyas) la mayoría de lo que hacemos, pensamos y sentimos es APRENDIDO. ¿Quien nos lo enseña? pues principalmente nuestros padres, hermanos, amigos y otras figuras importantes como maestros o tíos.

aroni-738302_640

Te voy a pedir algo muy importante: Imagina que tu hija está comiendo un plato de cereal con leche en la sala, de pronto se levanta para decirle algo a su hermano y se le cae el plato de cereal encima de tu tapete “carísimo de Paris”. ¿Qué haces? ¿Cual sería tu reacción?

Puedes imaginarte este escenario o cualquier otro de esos que te ponen los pelos de punta en la vida de cualquier mamá. Si ya tienes este nuevo concepto de disciplina que te estoy invitando a conocer, tal vez podrías ver las cosas desde un ángulo diferente. Es momento de “disciplinar” a tus hijos, o sea de enseñarles algo de suma importancia y valor.

¿Qué? Yo mando.

Eres un inútil

Siempre tiras todo y no tienes cuidado.

Debes tenerme miedo.

Ahora estaré de mal humor por tu culpa el resto del día.

Cuando llegue tu padre debes correr a tu cuarto para salvar tu vida.

people-3099165_640

Ó… Podemos “disciplinar” enseñar otras cosas mucho más útiles para hacer niños, adolescentes y en algún momento adultos, empáticos, independientes, autosuficientes, capaces de regular sus emociones, de hacerse responsables de sus actos, por ende mucho mejores seres humanos.

Y con esto ¡para nada! estoy diciendo que voltees con una sonrisa y abraces a tus hijos por haber ensuciado tu tapete. Todo lo contrario, el acto más amoroso que podemos tener hacia un hijo es la disciplina y los límites. Pero tu puedes en ese momento, como el anuncio, contar hasta 10 y decidir ¿qué lección quieres que aprende en ese momento? y ¿cómo?

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s