Mi hijo no quiere compartir

Claro que a tu hijo también le pasa, porque le pasa a todos los niños y personas sobre el planeta tierra. Compartir tiene su chiste y no es tan fácil para la mayoría de nosotros, aunque hay personas más desprendidas de lo material que otras. El otro día en una fiesta infantil estábamos hablando del asunto, porque obvio a todos nuestros hijos les cuesta trabajo compartir, pero mencionábamos que todo tiene que ver con la necesidad de la propiedad privada ¿qué? ¿es en serio?

Si, de hecho la cultura y la sociedad tal como la conocemos actualmente mucho tuvo que ver con que las personas tuvieran la necesidad de apropiarse del lugar donde vivían. Como seguramente te lo enseñaron en tus clases de historia o geografía los seres humanos eran errantes, es decir se movían de un lugar a otro buscando comida y agua. Hasta que encontraron en un solo lugar todo lo que necesitaban para subsistir durante un largo período de tiempo sin necesidad de moverse.

Al quedarse en un solo lugar, comenzaron a construir casas, sembrar para obtener comida y tener una sola pareja y familia. Entonces se vieron en la necesidad de pelear por lo que era suyo, tanto su terreno, como su cosecha y hasta su esposa e hijos. Así fue como comenzó la propiedad privada y es por eso que nos cuesta trabajo compartir, digamos que es parte del instinto de supervivencia.

¿Entonces le doy chance a mi hijo de no compartir? bueno, no tanto. Más bien ahora puedes ser mucho más empático, finalmente tu hijo está reaccionando de acuerdo a su biología y a esta edad es bastante complicado ir en contra de ella. Pero finalmente la inteligencia y el nivel evolutivo que tenemos ahora nos permite modificar nuestros impulsos más arcaicos y modificarlos a un punto donde la convivencia social pueda ser más amable y eficaz para todos.

Pero esta habilidad para contenernos y no ser tan impulsivos y cavernícolas (socialmente hablando) se aprende y toma tiempo, por lo que tendrás que ser paciente. A mi forma de pensar el mensaje más importante que debemos transmitir es “compartir es bueno para ti, no solo para el otro.” Tenemos la idea de que nuestros hijos deben compartir para no hacer sentir mal al otro, y es cierto, pero también nosotros obtenemos un beneficio al compartir.

Cuando compartes, el otro también compartirá contigo, podrás generar una amistad que traerá beneficios emocionales para ti, podrás vivir en comunidad y podrás obtener ayuda de la sociedad cuando lo requieras. Jugar siempre es más divertido con otra persona pero los bebés todavía no lo saben lo irán descubriendo poco a poco.

Como ves compartir no es sólo una cuestión de tener empatía y evitar que el otro niño llore. Es esencial para adquirir las herramientas sociales necesarias para vivir en armonía con el otro. La próxima vez que tu hijo no quiera compartir no le hables sólo de los sentimientos del otro sino también de los beneficios que obtendrá él por hacerlo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s