Científicos descubren una nueva emoción.

La psicología positiva es una nueva corriente que está estudiando las características positivas del ser humano, ya no sólo las patologías y qué las causa sino también emociones como la felicidad, la gratitud, la risa, la compasión entre otras. ¿Por qué es importante estudiarlas? primero porque debemos saber qué impacto tienen en la salud mental de las personas y si es posible aprenderlas para obtener todos sus beneficios.

Los beneficios de sentir gratitud, reírnos o ser más compasivos con los demás han demostrado ser más de los que hubiéramos creído, incluso tienen gran impacto en la salud física, pueden disminuir la presión arterial, los niveles de azúcar en la sangre o mejorar nuestra concentración; pero lo más importante nos ayudan a ser más felices.

Mi propósito en esta página es hablarte de todo aquello que puede ayudarte en el desarrollo emocional de tus hijos y por eso comparto contigo esta información. Si desde niños les enseñamos a cultivar y promover estas emociones “positivas” entonces tendremos adultos más sanos no solo mentalmente sino también físicamente.

Dentro de todas estas investigaciones los psicólogos describen una “nueva” a la que en inglés se le llama “AWE” la verdad es que no encuentro la manera de traducirla pero es la emoción que sentimos cuando nos encontramos con algo tan grande, complejo o asombroso que cambia nuestra forma de percibir el mundo.

¿Cómo qué? ¿Recuerdas el día que tu hijo nació? Cuando Mentita nació estaba bastante sedada pues estuve a punto de desmayarme (nada inusual para mi) pero al momento que escuché su llanto las lágrimas comenzaron a caer por mis ojos como cascada, no estaba triste, no estaba feliz es un sentimiento que no puedo describir y que nunca en mi vida había experimentado. Me parece que ahora podría decir que sentí “awe”, más allá de asombro, sentí una concesión con el universo, estaba creando ¡vida!

Estoy segura que con eso empiezas a entender un poco mejor de que se trata. Cuando un alpinista llega a la punta del Everest y ve el amanecer, cuando un buzo toca una ballena azul, cuando un astronauta llega al espacio. Son momentos donde tus sentidos se abren ante experiencias que te hacen sentir muy pequeñito, que quizás te hablan de la existencia de dios o de algo mucho más grande que tu propia existencia.

No pienses que estoy viajando demasiado con todo esto voy a llegar al punto importante. Cuando tenemos esta emoción “awe” nuestra felicidad aumenta como cuando te ganas el premio mayor en las maquinitas de Las Vegas. Si ya sabes esto ¿no estarías dispuesto a tener una de estas experiencias? ¡es mucho más fácil de lo que crees!

Solo tienes que llevar a tus hijos a un bosque, al Nevado de Toluca, enseñarles un video de un nacimiento o llevarlos a bucear al arrecife de Cozumel. Y en México lo tenemos en cada esquina, en cada estado, en cada rincón de nuestro país. ¡Estoy hasta emocionada de escribir esto! Porque podemos hacer que nuestros hijos experimenten tanta felicidad en una emoción como “awe” simplemente observando y vivenciando algo hermoso y asombroso. ¿Qué esperas? por lo pronto aquí te dejo una probadita…

Advertisements

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s