Cómo comunicarte con tus hijos

Seguramente te ha pasado que le preguntas a tu hijo ¿cómo estás? y lo único que sabe responderte es “bien” ¿qué pasa que no puedes sacarle más de dos palabras cuando intentas comenzar una conversación? Todos sabemos que la comunicación es importante, tanto con la pareja como con los hijos, son esas cosas que te dicen una y otra vez que tienes que mejorar y que si tu comunicación no es buena seguramente las cosas irán muy mal. Pero ¿qué es una buena comunicación? exactamente ¿de qué estamos hablando? sé que debo tenerla pero ¿cómo le hago?

La mayoría de los hijos dejan de comunicarse con sus padres porque ¡no sabemos escuchar! queremos saber qué les pasa, qué hicieron, cómo se sienten, pero cuando llega la hora de escucharlos, algo pasa, suena el celular, dijo algo de lo que quieres opinar, a ti también te pasó, resulta que van en el coche y no estás presentado mucha atención. La parte más difícil de la comunicación es escuchar.

En el consultorio he tenido varios adolescentes que su mayor problemática es la comunicación que llevan con sus padres y a veces el ir al consultorio les ayuda por el simple hecho de sentirse escuchados, poder hablar con alguien sin ser juzgados ni criticados. Pero estas fallas de comunicación no sucedieron en la adolescencia, desde niños fueron aprendiendo cómo reaccionan sus padres, qué les pueden comunicar y qué no, los temas tabú en la familia etc. Para que en la adolescencia y en la vida adulta puedas tener una buena comunicación con tus hijos debes empezar desde hoy.

Por eso hoy te voy a compartir  7 consejos (Markman, H., Stanley, S., & Blumberg, S.L. 1994) para escuchar mejor a tus hijos y entonces mejorar la comunicación entre ambos:

1. Parafrasea. Te ayudará a promover que continúe la conversación invitando a tu hijo que continúe con el relato y le harás saber que estás dispuesta a escuchar.

Ejemplo:

Hijo: mamá Pedrito va a hacer una fiesta el viernes.

Mamá: ¿Pedrito va a hacer una fiesta el viernes?

Lo que no debes hacer: ¿por qué o qué? ¿quieres ir? ¡ni creas que vas a ir! ¿quién es Pedrito?

2. Haz preguntas. Muestra interés sobre lo que te está contando sin sonar prejuiciosa ni intrusiva. Si tu reacción es de desaprobación inmediatamente en ocasiones futuras lo pensará dos veces antes de decirte algo que puede hacerte enojar, si sabe que puede contar contigo se acercará nuevamente porque confía en que lo ayudarás.

Ejemplo:

Hijo: Tengo que hacer una maqueta para mañana

Mamá: ¿de qué te gustaría hacerla?

Lo que no debes hacer: ¡Cómo es posible que me digas hasta ahora! ¡no entiendo por qué les dejan esas cosas en la escuela! ¡por qué siempre dejan todo a última hora!

3. Sé empática. Intenta ponerte en su lugar y comprender cómo se está sintiendo al decirte esto y cómo te sentirías tu, intenta ser compasivo. Ser empática no significa ser permisivo sino simplemente ver a tu hijo como un ser humano que igual que tu se equivoca, si se siente comprendido será más fácil que coopere contigo.

Ejemplo:

Hijo: reprobé matemáticas.

Mamá: ¡ay mi amor! debes estar muy triste ¿cómo te puedo ayudar?

Lo que no debes hacer: ¡pues a ver que dice tu papá! ¿para eso te pago la escuela? ¡claro, si no estudiaste! ¡y ahora que vas a hacer!

4. Utiliza el lenguaje corporal. Muchas de las oportunidades de comunicación se cierran por el lenguaje corporal, cuando tu hijo te está contando algo estás en el celular, volteas hacia otro lado, haces caras o cruzas los brazos, esto puede mandarle un mensaje a tu hijo de que no te interesa lo que te está diciendo o que te está haciendo enojar. Es importante verse todo el tiempo a los ojos, mover la cabeza para que sepa que escuchas e incluso puedes imitar su postura, esto los hará entrar en sintonía.

5. No juzgues. Cuando escuchamos a otra persona solemos hacer juicios dependiendo de nuestra perspectiva esto no nos permite escuchar porque inmediatamente queremos dar nuestra opinión al respecto y estamos dejando a un lado los sentimientos y la perspectiva del otro. Conocer la opinión de tu hijo sobre ciertos temas te ayudará a conocerlo mejor y ya tendrás oportunidad para comentarle tu opinión, pero espera a otro momento u otro día.

Ejemplo:

Hijo: Regina ya no le habla a Paola por que dice que sus papás se divorciaron.

Mamá: y tu qué sientes de que los papás de Paola se hayan divorciado?

Lo que no debes hacer: ¡eso no está bien! Regina siempre ha sido una niña grosera, no quiero que te lleves con esa niña ¡y tu deberías de hacer lo mismo que Regina!

6. No des consejos, no al menos que te lo pida. Sé que esta es la parte más difícil ¿cómo no le vas a dar consejos? ¡si necesita orientación! Primero indaga en lo que él siente, piensa, opina, tal vez llegue a una buena conclusión por si solo. Si te mueres de ganas de decir tu que harías puedes preguntarle ¿te puedo decir mi opinión? y entonces podrás saber si está dispuesto a escucharte, si no lo está quizás deberás esperar un poco.

Ejemplo:

Hijo: Hay un niño en el salón que me molesta mucho.

Mamá: y ¿cómo te sientes? ¿qué has hecho? ¿qué te gustaría hacer? ¿por qué crees que te molesta? ¿te puedo ayudar?

Lo que no debes hacer: mañana iré a hablar con la directora ¡pues defiéndete! ¡si te pega le pegas de regreso! ¡no te dejes! dime quién es…

7. NO interrumpas. Espera a que tu hijo deje de hablar para hacer cualquiera de los puntos anteriores, incluso cuando se quede en silencio tu permanece en silencio por 10 segundos para darle oportunidad a que diga algo más que no se atreve o que está pensando, después podrás hablar.

Estos son solo algunos consejos para mejorar la comunicación con tu hijo, no importa la edad que tenga siempre es un buen momento para empezar, lo importante es que se sienta escuchado, que tenga confianza en que puede hablar las cosas contigo sin que te escandalices o sobre reacciones esto le abrirá las puertas para poder tocar ¡cualquier tema! Si tu aprendes a escuchar entonces tus hijos lo harán también y podrán escucharte cuando sea necesario.

¿Cómo sientes que está la comunicación en casa? ¿Se te ocurre alguna otra estrategia para mejorarla? ¿Estás haciendo algo para no escuchar de lo que no te habías dado cuenta? ¡Cuéntame! me encanta escuchar tus historias y tus puntos de vista, después de todo este blog se trata de ti.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s